En las películas de color, para lograr el efecto completo del color, tres capas de colorantes registran varias partes del color, uno encima de otro, con colorantes cian, magenta y amarillo.
De hecho, cada color puede tener hasta tres capas (rápida, media y lenta) para capturar el rango completo de brillo de la escena, desde la sombra más profunda hasta las altas luces más luminosas, y proporcionar una buena latitud de exposición. Las tres componentes también optimizan el color, contraste y reproducción tonal de la película.
En cada capa de emulsión se dispersan acopladores de color en diminutas gotitas de aceite alrededor de los cristales de haluro de plata. Cuando el agente revelador llega a los granos de plata sensibilizados, se forma revelador oxidado después de haber cedido electrones a los haluros de plata. El revelador oxidado se combina con la molécula de acoplador para formar un colorante. Durante las fases posteriores del revelado, la plata se elimina, dejando únicamente nubes de colorantes donde solían estar los granos de la película.


Hay tres tipos de acopladores de color, uno para cada una de las capas de emulsión de color. Cada acoplador de color forma un colorante de uno de los tres colores primarios sustractivos y está situado en una capa que es sensible a la luz de su color complementario:
• Un acoplador formador de colorante amarillo esta localizado en la capa de emulsión
sensible al azul.
• Un acoplador formador de colorante magenta está situado en la capa sensible al verde.

• Un acoplador formador de colorante cian esta situado en la capa sensible al rojo.