La película fotográfica es una emulsión que contiene una sustancia sensible a la luz como el nitrato de plata sobre una capa plástica. Las más modernas capas fotosensibles son de sales de plata con un tamaño variable del cristal que afecta a la sensibilidad de la película. Cuando esta emulsión es sometida a una exposición controlada de luz u otro tipo de rayos la imagen queda grabada en la película. Para obtener una imagen final, inalterable en futuras exposiciones a la luz -una fotografía- se le aplican a la película una serie de procesos químicos, en un proceso llamado revelado fotográfico.
La fotografía en blanco y negro usa una sola capa de plata, mientras que las películas en color usan tres capas.

Negativo en blanco y negro (B/N) (que a su vez puede ser ortocromática o pancromática), se obtiene una imagen en tonos grises inversa de la original, esto es las luces del motivo son grises oscuros o negros y las sombras del motivo son grises claros o blancos en el negativo. La película ortocromática es sensible a todo el espectro salvo el color rojo. La película pancromática es sensible a todos los colores del espectro visible en el siguiente orden: azul, verde y rojo.